Más de cuarenta campesinos que estarían dirigidos por Gualberto Ojeda y Tomás Ortellado Gil se instalaron en la reserva Campos Morombí, según los informes. Las autoridades dicen que serían los mismos que habían ocupado un lote del empresario Tranquilo Favero.

Los más de 40 campesinos autodenominados “sintierras” que invadieron una parte de la reserva natural Campos Morombí, propiedad de la familia Riquelme y ubicada en esta localidad, serían del mismo grupo que se había instalado en las tierras del “rey de la soja” Tranquilo Favero, en la localidad de Ñacunday, departamento de Alto Paraná.

Dicha información fue dada por la Policía Nacional de la zona de Canindeyú.

La denuncia de la ocupación de una parte de Campos Morombí fue presentada en la subcomisaría 19ª Campo Aguae por parte de César Alberto González Chaparro (41), administrador de la citada propiedad, según el informe policial.

El grupo de labriegos estaría encabezado por Gualberto Ojeda y Tomás Ortellado Gil, cuyos demás datos se desconocen porque ninguna autoridad policial ni fiscal se constituyó en el sitio hasta ayer, solo guardias de seguridad, dice la queja.

El hecho había ocurrido el 27 de marzo último en horas de la mañana. Los campesinos entraron en el inmueble individualizado como N° 1.352, que compone aproximadamente unas 2.000 hectáreas de montes y que es considerado parte de la reserva natural, a escasos kilómetros del asentamiento denominado “6 de Enero”, lugar donde se instalaron unos 2.000 campesinos que comercializan abiertamente lotes del lugar.

Hasta el cierre de esta edición las autoridades no acudieron hasta el sitio debido al peligro que representa hacerlo, atendiendo a que se manejan informaciones de que los labriegos estarían armados.

Al respecto, el fiscal de Curuguaty Jorge David Romero refirió que mañana (martes), a primera hora, tiene planeado entrar al sitio toda vez que tenga acompañamiento de por lo menos 50 policías.